IMBECILIDAD O HIJOPUTISMO

A los buenos días:

Una vez más tengo que hablar de algo relacionado con mi trabajo, si, lo se, parezco monotemático, pero partiendo de que es algo que ocupa mi vida durante 40 horas a la semana, es lógico que sea tan importante en mis circunstancias vitales, por ello, por daros la paliza, os pido perdón; y ahora pasaré a contaros una divertida y bonita historia que he titulado:

TRIBULACIONES DE UN ENCARGADO, o de como alguien se debate a mitad del camino entre la imbecilidad y el hijoputismo.

El lunes recibí el alta médica de mis problemas musculares en el antebrazo derecho, y bien recibida pues las molestias habían desaparecido; he de reconocer que mi vena de actor nuevamente recibió un premio, pues en otras circunstancias no hubiese tenido ningún problema de seguir currando (léase otras circunstancias como otro trabajo, otro encargado, otro lugar ...), y así a las 22:30 llegué al almacén, entregué el parte de alta y empecé con mi labor.

Como tampoco quería forzar en demasía me puse como límite llegar a los 600/650 bultos más o menos lo normal en estos tiempos de pasotismo y últimos días de "l****o"; hasta aquí lo normal, el encargado en su oficina y los compañeros como siempre, pequeñas trabadas para charlar unos minutillos.

Al filo de las 3:00 de la madrugada a mi encargado se le cruzó la vena y empezó con sus paseos de control, y en uno de ellos me llamó y me dijo: "oye, deja esa máquina para el que va a entrar a las 4:00 y coge la número 1"; "oh, oh" la número 1 es famosa por ser "la nueva" y por tener el sobrenombre de "Basura Móvil", os cuento sus características:
- baile de San Vito: al tener una de las ruedas mellada va dando saltos, como consecuencia al acabar la jornada tienes un tembleque en el cuerpo que ni el difunto Juan Pablo II;
- respaldo aerodinámico: o lo que es lo mismo, respaldo que va contigo, ya que tiene uno de sus soportes desoldado y posibilita el que puedas ir en posición de semi-tumbado o en caso de necesidad en un frenazo la carga que lleves en la máquina irá contigo, es decir, hacia adelante;
- frenos aivaese: inexistente el freno o pedal de emergencia (característica que comparte con su gemela la número 2), lo cual hace que al bajarte de ella siga contigo, te acompañe, es tan cariñosa ...
- elevación hídrica: dicho de otro modo, las uñas donde llevas la carga tienden a bajarse solas, por pequeños fallos en el sistema hidraúlico, lo cual trae consigo que "de vez en cuando" dejes la mercancia en tierra, esto es especialmente aconsejable para ejercitar el método de atención constante;
- dirección asentida: ¿os acordais de aquellos tiempos en que los automóviles no tenían dirección asistida y para aparcar había que apuntarse a un gimnasio?, pues eso mismo, al final del día tienes los brazos asentidos, vamos, que no los sientes;

Y alguna otra más tendría pero como no quisiera aburriros más de lo estrictamente necesario, continuo con la historia en si:

Nada más coger la máquina en cuestión siento como mi vieja contractura, gracias a la dirección asentida, vuelve a "bailar un vals", pero no importa, soy un profesional; primera curva, mi brazo pasa del vals a la lambada; segunda, tercera ... el baile de moda "break dance" o lo que es lo mismo: hola soy tu supinador y estoy jodido, por eso te voy a joder un poquito a ti, ouyeahhhh!!;

En la hoja de trabajo escribo: "A las 3:36 por orden de XX cojo la máquina número 1. Ideal para recuperarme plenamente de la baja que he sufrido", mis compañeros me recomiendan que no lo haga, pues XX es capaz de maquinar la más cruel de las venganzas "¿más aún? jejeje", así que al final quedará reflejada esta ironía en el parte del día; conforme se acerca la hora del cierre el brazo no da más de si y la vena del cuello tiende a hincharse en proporción a la contractura, y debo hacer más esfuerzos ... para no descargar la ira de otro modo que no sea con la ironía xDDD.

Al acabar la jornada me dice XX en cuestión, "oye, la máquina esa sólo se usa en casos de necesidad, no está en condiciones" ... Uhmmmm como respondo yo a eso, ¿provocación?, ¿imbecilidad?, ¿hijoputismo? ... La mejor respuesta posible resulta ser la que doy: media vuelta y silencio rotundo ... Mañana será otro día.

Mañana resulta ser ayer y me levanto con bastante dolor en el brazo así que mi venganza está servida, visita a la mutua, cuento esta divertida historia de "diferencia de pareceres" y hoy tengo que ir a hacerme una ecografía, pero mientras tanto volveré a disfrutar de unos días de asueto a costa de XX, ¡¡qué grande eres campeón!!, nunca te estaré lo suficientemente agradecido.

Peeeeeeeeeero hay algo más divertido aún, por circunstancias de la vida, que a veces nos hace sonreir más aún, antes de ir a la eco me ha salido una entrevista de trabajo ¿casualidad?, ¿causalidad?, ¿coincidencia? ... ya os contaré, tiene mu wena pinta.

Moraleja de la historia: ponga un encargado en su vida, al final sonreirá ... pelín perjudicado si, pero disfrute y aprenda de él, aplique la filosofía de "haga exactamente lo contrario de lo que digo" y saldrá triunfante.

2 comentarios:

DrQbikus dijo...

Lo que cuentas en tu post me ha hecho recordar una canción de Queen: Death on Two Legs.

Merlin dijo...

Reconozco que he tenido que buscar la letra por l'internes jejeje y si, es bastante apropiada para el caso, pero tampoco quiero darle tanta importancia al cabroncete en cuestión (es lo que él quiere así que no se lo concedo), una vez que he escrito sobre el demonio dejo de tenerle miedo :-)

Un saludo!!!!